secundaria

La central nuclear de Almaraz suspende las pruebas de resistencia nuclear en un nuevo análisis europeo



Greenpeace publica hoy un nuevo informe sobre la seguridad de las centrales nucleares en toda Europa en el que analiza de forma pormenorizada los planes de acción nacionales a través del ejemplo de diez plantas, una de ellas en España: la central nuclear de Almaraz (Cáceres) (1). El documento se basa en la serie de “pruebas de resistencia nuclear” que se establecieron a raíz del desastre nuclear de Fukushima (Japón) en marzo de 2011, y que Greenpeace ha evaluado sistemáticamente (2).

La central de Almaraz suspende el test de resistencia nuclear en la evaluación encargada por la organización ecologista a la experta independiente Oda Becker (3) en ocho puntos destacados:

  • sin válvulas de seguridad para prevenir una explosión de hidrógeno, como tampoco las tenía Fukushima, y su instalación no está prevista hasta finales de 2016;
  • sin medidas eficaces de gestión de accidentes para asegurar la integridad de la contención de la radiactividad durante un accidente grave en ninguna de las dos unidades de la central;
  • sin evaluación de los riesgos naturales;
  • el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) no se toma en serio el riesgo sísmico (ha tardado casi 5 años en comenzar la evaluación sísmica que le exigió la UE);
  • inexistentes sistemas de ventilación con filtro;
  • la implementación de un sumidero final de calor alternativo ni siquiera está previsto
  • las debilidades de diseño continúan, ya que el edificio del reactor y el de la piscina de combustible gastado no tienen ninguna protección especial y por lo tanto son relativamente vulnerables frente a eventos externos
  • se ignora el hecho de que la energía térmica de ambas unidades se ha incrementado y esto acelera los procesos de envejecimiento, un tema cada vez más relevante en una central que en su cuarta década de vida operativa.

Las unidades de la central nuclear de Almaraz, en el estado actual, no son seguras y no se debería permitir que se mantuvieran operando“, ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace. “No puede ser que la central suspenda en ocho puntos tan relevantes como la contención de la radiactividad y que lo haga más de cuatro años después del desastre de Fukushima. Y es solo un ejemplo de las carencias de todas las plantas nucleares españolas”.

Europa no aprende de las lecciones de Fukushima

Además de España, en los demás países de Europa analizados, como Bélgica, República Checa, Francia, Alemania, Eslovaquia, Eslovenia, Suiza, Suecia y Reino Unido, los planes nacionales actualmente en vigor tampoco aumentan suficientemente la seguridad de los reactores nucleares. No se han aplicado medidas de protección cruciales -por ejemplo- contra terremotos, inundaciones y explosiones de hidrógeno, ni la instalación de válvulas de seguridad de presión adecuadas para prevenir la liberación de radiactividad en el medio ambiente en caso de accidente. La falta de este tipo de válvulas en los reactores de Fukushima obligó a los operadores a elegir entre el riesgo de explosión o la liberación de radiactividad, y por lo tanto la contaminación del medio ambiente y la población.

Greenpeaceha presentado el nuevo informedurante la conferencia bianual del Grupo de Reguladores Europeos de Seguridad Nuclear (ENSREG) que se celebra en Bruselas hoy y mañana. El documento muestra que los reguladores nucleares en Europa han dejado de aplicar las lecciones vitales de la catástrofe de Fukushima para reducir el riesgo de un accidente nuclear en el continente. ENSREG recibió el mandato del Consejo y la Comisión Europeos para llevar a cabo las pruebas de resistencia de los 132 reactores nucleares que funcionan en la UE. Los reguladores europeos deben presentar los resultados de su propia revisión de los planes de acción nacionales en esta conferencia.

Europa no ha aprendido algunas de las lecciones vitales de Fukushima y sigue estando muy mal preparada para accidentes semejantes. Hacemos un llamamiento a la Comisión Europea y a los reguladores para actuar y garantizar que los operadores nucleares europeos hacen frente a estos graves problemas de seguridad”, ha declarado Jan Haverkamp, experto de energía nuclear de Greenpeace Internacional que participa en la conferencia.

La Comisión Europea dijo en febrero pasado, en una Comunicación de la Unión de Energía (4),que la UE debería tener la generación nuclear más segura del mundo a través de los más altos estándares de seguridad, la protección, la gestión de residuos y la no proliferación.

Notas:

    1. En España el informe estudia el caso de la central de Almaraz y no de otra planta, porque tiene los reactores nucleares operativos mas envejecidos en este momento en España.
    2. Actualización de Greenpeace de la revisión de pruebas de resistencia nucleares de la UE, abril de 2013. Este informe presenta una revisión crítica de diez de los Planes Nacionales de Acción (NAPs) actualizados . Estas evaluaciones no pretenden ser exhaustivas, pero los hallazgos contribuyen a una comprensión más amplia de los riesgos de las centrales nucleares en Europa. Este informe realiza una evaluación crítica de centrales nucleares seleccionadas en diez países diferentes, viendo para cada planta las recomendaciones hechas por el equipo de ENSREG y la forma en que se han aplicado hasta ahora, si se realizarán o se retrasan o simplemente son ignorados.
    3. Oda Becker es una física alemana especialista en seguridad nuclear. Entre sus clientes destacan el Gobierno Federal Austríaco y diversas organizaciones no gubernamentales. Entre otros proyectos, ha colaborado en la elaboración de un proyecto piloto en materia de criterios de seguridad de las centrales nucleares entre 1999 y 2000. Desde 2001, participa en diversos estudios sobre los riesgos de las instalaciones de almacenamiento de contenedores de combustible gastado, donde analiza los escenarios de accidente que se generarían a consecuencia de la colisión de un avión de línea aérea comercial y del impacto de un arma anti-carro. En 2004 colaboró en un estudio sobre la vulnerabilidad de las centrales nucleares alemanas de Biblis y Brunsbüttel ante ataques terroristas, para Greenpeace Alemania.
    4. Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo, al Comité de las Regiones y al Europeo Banco de Inversión, Estrategia Marco para una Unión Energía resiliente con una política de cambio climático hacia elfuturo,Bruselas (2015), COM (2015) 80 final.

 



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.