secundaria


La próxima huella en el universo: una revolución energética y agrícola



NUEVA YORK, EEUU – 26 de octubre de 2015 -PRNewswire// La próxima huella en el universo es la unión de la energía y la agricultura, mediante la que se haga frente de manera simultánea a los desafíos mundiales de energía, agua potable, hambre y calentamiento global. Desde 2012, el emprendedor e inventor serial Darin Pastor trabaja por una solución de gran alcance y global dentro de las industrias de la energía y la agricultura. El viernes 23 de octubre de 2015, Pastor presentó una patente provisoria para un proceso relacionado con la captura de emisiones de dióxido de carbono, electricidad y derivados del agua de la producción de combustible sintético mediante el proceso de gas a líquido y su aplicación dentro de la agricultura vertical. Al combinar estas dos industrias mediante el uso de la metodología con patente en trámite de Pastor se creará el primer establecimiento de la historia de producción agrícola masiva y sin emisiones de combustibles.

Pastor pretende conceder licencias de su tecnología con patente en trámite a clientes de todo el mundo. Además, su empresa planifica desarrollar al menos diez establecimientos en toda la región del cinturón industrial de los Estados Unidos, en ciudades como Búfalo, Niagara Falls, Cleveland, Detroit, Rochester, Siracusa, Albany y zonas pobres de todo el mundo. Cada uno de estos proyectos puede crear aproximadamente entre 4.000 y 4.500 puestos de trabajo en la industria de la construcción y 400 puestos de trabajo permanentes de alta calificación. En total, se crearían un mínimo de 40.000 puestos de trabajo en la construcción y 4.000 puestos de trabajo permanentes de alta calificación una vez que se finalizaran con éxito los diez proyectos. Dado el potencial de ubicar estos establecimientos en áreas metropolitanas, todo el ciclo de vida de las emisiones de producción tradicional de combustibles y agrícola puede disminuirse significativamente mediante menores costos de transporte.

Los combustibles sintéticos prácticamente no tienen azufre, metales pesados ni aromáticos que sean tóxicos para el ambiente. El invento de Pastor, cuya patente se encuentra en trámite, hace que los establecimientos de producción de combustibles sintéticos con el proceso de gas a líquido puedan producir combustibles con menos emisiones sin que se emitan a la atmósfera gases de invernadero perjudiciales durante la producción.

Los establecimientos de combustible de gas a líquido generan emisiones de dióxido de carbono sustanciales durante la producción que carecen de moléculas tóxicas tales como el azufre y otros aromáticos. Esto crea una oportunidad única de capturar dióxido de carbono y redirigir el gas de invernadero a las granjas verticales (que necesitan dióxido de carbono para la fotosíntesis), lo que trae como resultado frutas y verduras más grandes y más ricas en nutrientes. Además, la producción de combustible de gas a líquido genera casi tres veces la electricidad necesaria para hacer funcionar el establecimiento. Al combinar los establecimientos de gas a líquido y las granjas verticales, la potencial rentabilidad de ambos establecimientos se hace más atractiva. En regiones empobrecidas en las que es difícil acceder a agua potable, el proceso podría incluso usarse para desalinizar el agua de mar y hacerla apta para el consumo, la agricultura vertical e incluso la agricultura tradicional.

La agricultura vertical ofrece ventajas que la agricultura tradicional no. Por ejemplo, la agricultura vertical requiere sustancialmente menos tierra, aumenta el tamaño y la frecuencia del rendimiento de los cultivos y brinda a los cultivos protección frente a condiciones climáticas desfavorables. Debido a la reducida necesidad de tierra, las granjas verticales pueden ubicarse en áreas metropolitanas o cerca de ellas. A medida que aumenta la densidad poblacional en las zonas metropolitanas, la ubicación y el uso de la agricultura vertical en esas zonas puede reducir sustancialmente las necesidades logísticas de las actuales técnicas de agricultura. Las granjas verticales también generan biomasa como derivado, el cual se puede usar como alimento para la acuaponía dentro de la granja vertical en la que se cultiven peces. Se produce un cambio paradigmático cuando las granjas verticales se ubican estratégicamente en áreas metropolitanas en las que la comunidad circundante consume fácilmente las verduras, las frutas y los pescados producidos en el establecimiento.

Los nuevos establecimientos mencionados ayudarán a revitalizar una región industrial que alguna vez fuera económicamente pujante, al tiempo que harán de la región del cinturón industrial un ejemplo de liderazgo global para hacer frente a las preocupaciones mundiales relacionadas con la energía, el hambre, el calentamiento global y el agua potable. Pastor cree que se trata de una oportunidad para dejar al mundo un lugar mejor.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.