secundaria

Las baterías de litio de Saft alimentaron la mini sonda espacial 4M en su éxito como la primera misión a la luna financiada de forma privada



MADRID, ESPAÑA// Saft, líder mundial en diseño y fabricación de baterías de tecnología avanzada para la industria y aplicaciones aeroespaciales, suministró las baterías de litio a la misión lunar en memoria de Manfred (4M), que superaron todas las expectativas en la alimentación,  de la mini-sonda de LuxSpace en la primera misión a la Luna financiada de forma privada. 4M transmitió su último mensaje el 11 de noviembre de 2014, con la batería de litio primaria totalmente vacía después de 438 horas de funcionamiento continuado – alrededor de cuatro veces de lo que se tenía previsto en el diseño para el frío extremo del espacio.

La misión 4M fue un tributo a Manfred Fruchs, fundador de la empresa matriz de LuxSpace a OHB Group, fallecido en abril de 2014 a los 75 años de edad. La misión fue enganchada al cohete chino Long March Rocket que despegó en octubre de 2014 para llevar a la nave espacial Chang’e 5-T1 que estaba probando tecnología para el regreso de una futura misión de muestras lunares.

El objetivo de la misión de LuxSpace era aumentar el interés público en la exploración del espacio, y que los 14 kg de señales útiles que se transmitieron de forma continuada durante el viaje espacial se siguieran por los radioaficionados de todo el mundo. Se ofrecieron premios a más de 75 personas que lo escucharon. Otro objetivo era promover el enfoque de microsatélites de LuxSpace a las misiones espaciales en general.

Los datos recogidos por los radioaficionados ayudarían a demostrar y desarrollar un enfoque basado en la multitud para el seguimiento de la nave espacial y la navegación. Además, 4M estaba equipado con un pequeño dosímetro que registraba los niveles de radiación durante la misión de la mini-sonda, especialmente durante su paso a través del cinturón de Van Allen. Estos datos ayudarán en el diseño de blindaje contra la radiación para las misiones lunares futuras.

La carga electrónica de la sonda espacial 4M requería alrededor de 4,5 vatios de potencia. Ésta fue suministrada por una batería que está formada por 28 súper robustas células de litio primarias, LSH20 HTS de Saft. Las LSH20 HTS están diseñadas para proporcionar una gran energía en un paquete compacto, ligero y robusto que garantiza energía fiable para aplicaciones exigentes en los vuelos espaciales. La energía secundaria, con el fin de prolongar la vida de la misión, fue proporcionada por paneles solares que trabajan en combinación con una batería recargable MPS de iones de litio (Li-ion).

“Estamos encantados de que las baterías de litio de Saft hayan desempeñado un papel vital en el éxito de este proyecto innovador que anuncia una nueva era en el desarrollo de las misiones de microsatélites de bajo coste”, dijo Yannick Borthomieu, Gerente de Producto de Satélites y Lanzamientos del Grupo Saft.  “Junto con el Philae Lander, la sonda 4M es una referencia importante que muestra cómo nuestros súper robustas células LSH20 HTS pueden superar cómodamente las necesidades incluso de las misiones espaciales más exigentes.”

Al volver de la luna, la sonda 4M entró en una órbita altamente elíptica de la Tierra, durante un período de 14 días. Dependiendo de la iluminación de los paneles solares, es posible que 4M pueda despertar de vez en cuando y restablecer las transmisiones.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.