secundaria


WWF España, diversas fundaciones presentaron hoy su propuesta



SANTANDER, ESPAÑA // Cinco organizaciones no gubernamentales de ámbito nacional, Fundación Naturaleza y Hombre, Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, Fundación Oso Pardo, SEO/Birdlife y WWF España, se han reunido hoy, en rueda de prensa, en la Casa de la Naturaleza de Alday (Cantabria), demandando un Plan Racional de la Energía Eólica en Cantabria.

Durante la rueda de prensa todas las organizaciones coincidieron en destacar los beneficios de las energías renovables, ya que no producen emisiones de gases de efecto invernadero. Esto ocurriría siempre que la puesta en marcha de este tipo de energías respeten el entorno y no dañen el hábitat de especies, sobre todo rapaces, muchas de ellas en peligro de extinción, como ocurriría en Cantabria de seguir adelante el Plan de Energía Eólica propuesto por la Consejería de Industria y Desarrollo Tecnológico. “Desde la Fundación Oso Pardo arropamos la necesidad de que la energía eólica se instale en Cantabria de manera sensata respetando los valores ambientales y paisajísticos”, afirmó Guillermo Palomero, Presidente de la Fundación Oso Pardo.

Además, desde SEO/Birdlife, Felipe González, expresó: “Nuestra asociación considera que un plan de estas características y de enorme trascendencia para Cantabria debería contar con el mayor de los consensos, y al igual que ha ocurrido con otros planes sectoriales, debería someterse a consulta pública tal y como establecen las leyes comunitarias”.

Plan racional y coherente

Las organizaciones consideran que el plan debe ser racional en cuanto a la potencia instalada y coherente con otras políticas desarrolladas en el territorio desde hace años. La potencia debería estar subordinada a la capacidad real del territorio sin afectar a la biodiversidad y a los paisajes sobresalientes y no al revés. En palabras de Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España, “Pretender instalar 500 ó 700 aerogeneradores sin tener en cuenta estrictos criterios ambientales en una región, montañosa y sensible como es Cantabria,  ocasionaría un gran impacto ambiental”.

Asimismo, estas cinco ONG ven imprescindible que el plan contenga una definición clara y legalmente vinculante de las áreas de exclusión, entre las que estarían: La Montaña Oriental y Pasiega, la Montaña Oriental Costera, la Montaña Occidental, el área del Monte Hijedo y los bosques aledaños, así como la Montaña Central en el área delimitada por los Montes Tejas Dobra, Montecanales y el área de Selviejo y Vozpornoche. “Estas son la áreas de exclusión prioritarias en Cantabria, que no las únicas, para evitar pérdidas irreversibles en la biodiversidad”, afirmó Carlos Sánchez, Presidente de la Fundación Naturaleza y Hombre y Presidente del Comité Español de UICN.

Durante el acto se dio lectura a la recomendación 4135 de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza, UICN -la mayor red mundial que trabaja para la conservación y el uso sostenible de los recursos-, sobre impacto ambiental en áreas de montaña hispano-lusas, en la que insta a los gobiernos de España y Portugal a:

  • Evitar el desarrollo de la producción de energía eólica en sistemas montañosos protegidos y no autorizar el establecimiento de instalaciones conexas en el interior de áreas protegidas (incluyendo las de la Red Natura 2000 y las áreas consideradas pertinentes para especies en peligro potencialmente afectadas en los planos internacional, nacional y regional). Y, en lo que respecta a las zonas circundantes, evaluar las alternativas y aplicar estrictamente el artículo 6 de la Directiva Hábitats estableciendo zonas de exclusión de instalaciones de producción de energía eólica alrededor de la red de natura 2000 de los espacios protegidos y de zonas de reproducción de especies de interés.

Graves consecuencias

La energía eólica, instalada en lugares inadecuados, tiene impactos paisajísticos y provoca la mortalidad de la fauna. Además, en Cantabria estaría instalado en zonas de gran valor conservacionista que se verían destruidas por la necesidad de construir infraestructuras como carreteras, tendidos eléctricos, subestaciones. “La industria eólica necesita infraestructuras que puedes tener un impacto paisajístico muy grave en Cantabria cuando el paisaje se ha convertido en un recurso importante para la economía de la región, especialmente en el desarrollo rural”, afirmó Óscar Prada, técnico de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

Estas organizaciones también se hicieron eco del malestar existente entre la población dentro y fuera de Cantabria por la instalación de los aerogeneradores en zonas susceptibles de causar un intenso daño a la biodiversidad y a los paisajes sobresalientes de la región, y solicitaron el aplazamiento del concurso de adjudicación de potencias, en tanto no se disponga de:

  • La Reducción de potencia y la realización de evaluación estratégica ambiental.
  • El establecimiento de zonas de exclusión vinculantes, determinantes y permanentes en todas aquellas zonas que contengan biodiversidad y paisajes sobresalientes.
  • La participación pública en todo el proceso de desarrollo del plan.


Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.