secundaria


Se acabó la fiesta del petróleo



ESPAÑA // Te has planteado alguna vez cómo viajaríamos en un mundo sin petróleo, ¿cómo calentaríamos nuestro hogar?, ¿cómo iluminaríamos nuestras casas o nuestras calles?, ¿cómo y de qué nos alimentaríamos? Quizá haya llegado el momento de hacerse estas preguntas porque, según explica Richard Heinberg en el libro “Se acabó la fiesta”, el mundo está a punto de cambiar radicalmente como consecuencia del agotamiento de petróleo.

La obra, un best seller en Estados Unidos que ahora publica en España Barrabes Editorial, advierte que dentro de sólo algunos años se alcanzará el punto máximo de producción de combustibles fósiles, a partir de entonces, al margen de cuántos terrenos vírgenes se exploren o cuántos pozos nuevos se perforen, la humanidad dispondrá de mucha menos energía para cubrir esas necesidades que hoy calificamos de “esenciales” para nuestra supervivencia. Se acabó la fiesta analiza y revela sin subterfugios ni eufemismos los retos y peligros a los que la humanidad habrá de hacer frente tan pronto como se terminen esas fuentes baratas de energía erróneamente consideradas por la mayoría de los ciudadanos como inagotables.

El colapso, asegura Heinberg, está a la vuelta de la esquina. Los datos que tenemos, del máximo rigor científico, así lo corroboran. “Muchos libros publicados durante las últimas décadas – asegura Heinberg- nos han suplicado que redujéramos el uso de la energía no renovable, y aunque comparto sus argumentos, éste no es otro de esos libros. Aquí el mensaje es otro: estamos a punto de entrar en una nueva era, sin importar nuestros esfuerzos o nuestras elecciones. La única elección importante que podremos realizar en breve será cómo acostumbrarnos al nuevo régimen”.

Las sociedades industriales han sido prósperas durante ya casi 150 años, utilizando los recursos energéticos fósiles para crear extensos imperios comerciales y para consolidar un estilo de vida opulento. “Es como si a una parte de la raza humana le hubieran dado de repente una riqueza caída del cielo y hubiera decidido derrocharla planeando una fiesta extravagante. Pero la fiesta ha acarreado costes. De vez en cuando, surge una voz solitaria, aquí y allá, exigiendo que la celebración se calme… o termine del todo. La gente de la fiesta no ha prestado atención, pero pronto la propia fiesta se desvanecerá –no porque nadie haya decidido hacer caso a la voz que pide moderación, sino porque el vino y la comida se han terminado y la fuerte luz de la mañana ha llegado”.

¿Qué modelo de sociedad y de desarrollo sucederá al industrialismo? Quizá un mundo menos consumista, también menos poblado y… menos agresivo con los ecosistemas, pero también plagado de tensiones en la lucha por el control de las nuevas fuentes de energía. En todo caso, este proceso no será fácil, ni aun en el caso de que los líderes mundiales adopten estrategias serias, para las que de momento han mostrado poca voluntad. Sea como sea, el fin de la civilización industrial no debe ser el fin del mundo.

Sobre el autor

El norteamericano Richard Heinberg, autor de seis libros, es músico, educador, conferenciante y periodista. Buena parte de su actividad profesional se ha dedicado al estudio de los recursos energéticos y del impacto que estos tienen sobre la configuración de nuestras sociedades. Imparte clases sobre Energía y Sociedad y sobre Cultura, Ecología y Comunidades Sostenibles en la Core Faculty of New Collage of California. Además, en los últimos años ha tomado parte en numerosos programas de televisión, ha pronunciado conferencias y ha escrito decenas de artículos con la finalidad de dar a conocer los peligros y retos a los que la humanidad deberá enfrentarse tras el inminente agotamiento de los hidrocarburos.

Más información: www.barrabes.info



Publicidad




0 Comentarios en Se acabó la fiesta del petróleo

  1. JESUS 12 junio 2009 a las 7:45 pm #

    El universo y la naturaleza son sabios! tienen sus propias armas! no solo será el fin del petroleo sino del uranio dentro de 40 años! y el fin de la superpoblacion porque muchos alimentos digamos que dependen del petroleo! será la hecatombe del capitalismo! la crisis es irremediable, y marx se esta riendo en la tumba de todos nosotros con su famosa frase LA INSUFICIENCIA CARDIACA DEL CAPITALISMO, el petroleo es su sangre, es su savia…sin él, el capitalismo no puede vivir, no puede respirar! SALUD CAMARADAS!

  2. marite 16 octubre 2009 a las 10:49 pm #

    xaaa puc energias no renovables i me salieron puras renobables xaaa de jueron en bolaaaa!!!!!

    XD

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.