secundaria

El sector hotelero sigue apostando por la biomasa con KWB



MADRID, ESPAÑA// Un hotel que desee posicionarse como referente en sostenibilidad y disminuir su huella ecológica y su impacto medioambiental con respecto al consumo de recursos energéticos, debe asegurarse de que las energías que utiliza son totalmente renovables. En concreto, para el abastecimiento de calefacción y agua caliente, las calderas de biomasa son una opción segura para el ahorro energético y económico. Y KWB ayuda a garantizar dichos ahorros y está a la vanguardia de esta optimización de recursos.

El sector hotelero es un sector en el cual las calderas de biomasa automatizadas encajan a la perfección. Los hoteles suelen tener calderas de combustible fósil, su factura de calefacción y agua caliente es muy elevada en la mayoría de los casos y una de sus grandes ventajas es que tienen infraestructuras para ubicar la instalación de una caldera de biomasa.

Para reducir la factura energética es posible sustituir las antiguas calderas de gasoil o gas por calderas de biomasa, ya que éstas funcionan de la misma forma que una caldera convencional o de combustibles fósiles (gas, gasoil o propano). Únicamente serán necesarias pequeñas adaptaciones en la instalación del cuarto de calderas, aunque en la mayoría de los casos se puede aprovechar prácticamente toda la instalación y control existentes, no teniendo en ningún caso que modificar la instalación de radiadores o suelo radiante del edificio.

Las soluciones de calderas de biomasa automatizados KWB que se han instalado en este sector han generado a su vez nuevas oportunidades, porque sus usuarios ahora disfrutan de una calefacción y agua calientes (en algunos casos también piscinas climatizadas) limpias, muy económica y cuyos costes se han reducido considerablemente. Todo esto sin renunciar al confort y a los bajos costes de mantenimientos que tenían con las calderas de gasoil.

Las calderas de biomasa KWB están totalmente automatizadas: cuentan con un sistema de encendido automático y realizan la regulación de todos los parámetros, modulando y adaptándose a la potencia demandada en cada momento. Asimismo, disponen de un sistema de limpieza del intercambiador de calor que recoge de manera automática la ceniza y la almacena en un depósito exterior, que el usuario puede vaciar fácilmente. Disponen, además, de diversos dispositivos de seguridad, cumpliendo con toda la normativa y proporcionando una eficiencia que puede llegar hasta el 93%, e incluso más.

Este tipo de equipos incorpora todas las novedades tecnológicas y no tienen nada que envidiar en funcionalidad y control a equipos de gasoil, propano, gas natural… pudiendo incluso disponer de una monitorización remota de toda la instalación vía web y teléfono móvil, así como permitiendo ser incorporados a sistemas de control complejos en instalaciones de envergadura.

La inversión en biomasa

A pesar de que la inversión inicial para la instalación de una caldera de biomasa es superior a la instalación de otro tipo de caldera, el ahorro que supone utilizar un combustible más barato hace que la inversión se amortice en un corto período de tiempo. Por ejemplo, para una caldera de biomasa de 300 kW (bastante común en el sector hotelero), la inversión total para caldera e instalación puede llegar a 130.000€. Pero la diferencia de precio entre los dos combustibles hace que el gasto en éste se reduzca a menos de la mitad pudiendo llegar con determinadas biomasas, como las astillas, a un ahorro de un 70-80%. Por ejemplo, el gasto anual de gasoil para una caldera de 300 kW sería aproximadamente de 45.000€, mientras que si se consume biomasa el gasto se reduce a 11.000€ anuales (ahorro del 75%). En este caso vemos que en un año se ahorrarían unos 34.000€, estando amortizada la instalación en menos de 4 años (teniendo en cuenta que el precio del gasoil permanecerá estable, cosa bastante improbable). En 20 años esa instalación tendrá un ahorro total de más de 500.000 € en su factura de calefacción.

Calderas de biomasa KWB, referencia en los hoteles

HC Ingeniería-KWB cuenta ya con un amplio currículum de calderas de biomasa KWB instaladas en hoteles de todo el país, desde hoteles ubicados en el centro de las principales capitales, pasando por hoteles Spa rurales, situados en plena naturaleza, como el Nabia Hotel Spa de Candeleda (Ávila), e incluso en el primer hotel de 7 estrellas construido en España, el resort de lujo Jumeirah Port Sóller (Mallorca) perteneciente a Dubai Holding.

Han pasado 7 años desde que se instalara la primera caldera de biomasa en un hotel en España en 2005 (concretamente, en La Ampolla, Cataluña). Y fue una KWB. Desde entonces, HC Ingeniería-KWB no ha parado de suministrar sus calderas de biomasa a gran número de instaladores de todo el país, que ven a KWB como el fabricante de referencia en el sector de la biomasa, gracias a la calidad de su producto (resultado de una investigación y mejora constantes, clave del éxito de la empresa austríaca), de la profesionalidad de HC Ingeniería-KWB y de las personas que forman parte de su equipo.

Recientemente, cuatro hoteles de diferentes ciudades españolas se suman a la biomasa con KWB y han puesto en marcha o están a punto de hacerlo calderas de biomasa del fabricante austríaco en sus instalaciones, con las que cubrir todas o buena parte de sus necesidades energéticas de calefacción, ACS y calentamiento de piscinas.

El Hotel Agroturismo en Capdepera (Mallorca) de 1.500 m2 ha instalado una caldera de biomasa KWB modelo Powefire TDS de 150 kW, que se está poniendo en funcionamiento mientras se está elaborando este reportaje. La caldera, que funcionará con astillas, atenderá las demandas de calefacción, agua caliente sanitaria y piscina exterior del hotel. La climatización se realizará mediante fancoils. La instalación la lleva a cabo la empresa Cala en Fenoll / Arquitectura Punta. La inversión realizada es de 61.000€ y se prevé una amortización en unos 3,5 años y una producción energética anual de  225.000 kwh/año.

En Asturias, el Hotel El Babú, de 700 m2 cubrirá de ahora en adelante sus necesidades energéticas mediante una caldera modelo Easyfire Clean Efficiency EF2 S de 35kW, con sistema de alimentación de combustible desde el silo a la caldera mediante tornillo inclinado. La caldera trabaja contra un depósito de inercia de 750 litros, del que sale el colector que alimenta el circuito de calefacción por radiadores, y el depósito de ACS de 300 litros. La producción energética anual estimada es de 37,8 MWh. La caldera instalada, que funcionará con pellet, sustituye a una caldera de gasóleo y se prevé un ahorro anual de 2.000€, con una inversión realizada de 30.000€ (edificio 7.500 €, instalación 22.500 €). La empresa instaladora es Jomasa.

La empresa Watt Energía SL, que ya ha realizado varias instalaciones de calderas de biomasa KWB en diferentes edificios privados y públicos, como el Consell Comarcal del Pallars Sobirà y la Oficina de Turismo, trabaja ahora en el Hotel Petit en Oliana (Lleida), donde está instalando una caldera de biomasa modelo Multifire USV GS de 100 kW, que se prevé entre en funcionamiento durante este mes de mayo. El hotel tiene una superficie de 2.000 m2, y la caldera atenderá, mediante un sistema de radiadores, la demanda de calefacción y ACS. La sala de calderas se halla situada en una sala exterior anexa al hotel, se utiliza un silo metálico de 18 tn adaptado a carga neumática, que es el sistema de alimentación que utiliza la caldera. El combustible que se utilizará es pellet. La inversión es de 38.000€, que serán amortizados en unos 4,5 años y con un ahorro previsto de 8.000€ y de 43 tn de emisiones de CO2 evitadas. La producción energética anual estimada es de 145.000kWh.

También en Andalucía, donde se encuentra una de las empresas colaboradoras de HC Ingeniería-KWB más antiguas, Ingener del Sur, se ha puesto en marcha durante el mes de abril en el Hotel Las Ánimas de Jaén una Multifire, modelo USV ZI de 80 kW. Se trata de un edificio destinado a vivienda rural de alquiler, formado por seis apartamentos independientes y zonas comunes, con una superficie total a climatizar de 580 m2. El combustible que se utiliza es astilla. El silo de almacenamiento de biomasa tiene una capacidad útil de 14.000 kg, con una autonomía aproximada de 2 meses. Y la caldera se alimenta automáticamente desde el silo de almacenamiento de biomasa mediante un tornillo sinfín. La inversión de la instalación y de la obra civil necesaria para la construcción de la sala de calderas y el silo ha sido de 64.000€. La producción energética anual estimada es de 144.000Kw/h.

El hotel del futuro debería ser lo más autosuficiente posible energéticamente hablando, toda su demanda de calor y electricidad debería proceder de fuentes renovables, como la biomasa, energía solar, geotermia… que permitan que este mundo siga siendo sostenible. Y esto no sólo le repercutirá en un beneficio medioambiental, sino también económico, dado que los mayores costes de este tipo de instalaciones se compensan con los menores costes de la energía. Sectores con grandes consumos, como el hotelero, son los primeros que deben dar estos pasos, porque sencillamente no tiene sentido que no los den, dado que ya hay muchos casos de éxito y está demostrada la rentabilidad económica y ecológica de estas soluciones.

 



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.