secundaria

El ITE utiliza el protocolo internacional IPMVP para medir la eficiencia energética



VALENCIA, ESPAÑA // El Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) ha comenzado a aplicar en empresas de la Comunidad Valenciana el protocolo IPMVP, que permite medir y verificar de manera totalmente fiable el verdadero ahorro que consigue una empresa al implantar un sistema de mejora de la eficiencia energética.

 

Lydia Gómez, responsable del departamento de Eficiencia Energética del ITE, explica que “a menudo la implantación de una medida de mejora de eficiencia energética no va acompañada de ninguna medida ni verificación del grado de efectividad que ha conseguido. Esto se tiene que realizar de forma exhaustiva, una medición errónea puede sobrevalorar o minusvalorar los ahorros obtenidos con consecuencias que pueden incluir la toma de decisiones incorrectas para la aplicación de la mejora en otras instalaciones, la imposibilidad de verificar condiciones contractuales y repercusiones directas en las cantidades a pagar en el caso de trabajar con empresas de servicios energéticos (ESEs)”.

El Protocolo Internacional de Medida y Verificación IPMVP (International Performance Measurement and Verification Protocol) ha sido desarrollado por la organización EVO (Efficiency Valuation Organization) y se lleva aplicando en EE.UU. desde los años 90. Ahora comienza a implantarse en España, por lo que todavía hay pocos profesionales acreditados para ello (CMVP, Certified Measurement and Verification Professionals). Sin embargo, el ITE cuenta con dos de ellos que ya han comenzado a implantar este sistema de medición. Se trata de Lydia Gómez, y Juan Pablo González, responsable del departamento de Energías Renovables del ITE.

La Medida y Verificación (M&V) es un sistema de medida fiable del ahorro producido en una empresa, institución u organismo que haya implantado un proyecto de eficiencia energética. El protocolo IPMVP es un protocolo internacional de M&V que permite saber con exactitud el ahorro conseguido por la empresa.

El concepto de M&V surgió en EEUU en los años 70, con el nacimiento de las Empresas de Servicios Energéticos (ESE), que ahora se están empezando a crear en España. El Gobierno de nuestro país anunció en marzo que pensaba ahorrar 3.000 millones de euros al implantar sistemas de M&V mediante la figura empresarial ESE en 2.000 edificios.

En un contrato de servicios energéticos participan generalmente cuatro actores: la empresa que implanta el sistema de mejora de eficiencia energética , es decir, la ESE que asume un riesgo económico, ya que sus honorarios dependen de lo que la empresa consiga ahorrar; la entidad financiera que invierte en este proyecto y que exige una seguridad para su inversión; el propietario de las instalaciones y una entidad independiente, como el ITE, que elabora el plan de M&V basado en el IPMVP para que el cálculo de los ahorros obtenidos sea objetivo y acorde a la realidad.

“De esta manera, gracias al IPMVP, todos los actores conocen el ahorro obtenido al implantar el sistema de eficiencia energética, la ESE corre menos riesgos ya que se podrá demostrar que la reducción de consumos energéticos es debido a la implantación de su proyecto y la entidad financiera invierte en un proyecto seguro puesto que hay una tercera parte no implicada que evalúa los ahorros reales de manera objetiva y fiable”, manifiesta Lydia Gómez.

Gómez explica la importancia y las grandes ventajas que aporta el protocolo IPMVP, ya que “la medida de los ahorros energéticos debe hacerse de manera rigurosa, puesto que en ella influyen variables externas como la climatología; cambios de carácter extraordinario, como el número de turnos en un proceso productivo; o efectos colaterales, como el cambio de un sistema de iluminación que puede alterar el consumo energético en calefacción o climatización. En una industria, por ejemplo, el consumo depende de la producción, y si se implementa una medida de mejora de eficiencia energética a la vez que aumenta o disminuye el nivel de producción, se puede enmascarar o sobreestimar un ahorro”.

Lydia Gómez, gracias a su acreditación como formador oficial del nivel 2 del Protocolo IPMVP impartirá un curso en ITE, en el mes de septiembre, para divulgar los objetivos y las ventajas de establecer Planes de Medida y Verificación (M&V) acordes con este protocolo.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.