secundaria

Los tejados podrían generar hasta un 40% de la electricidad demandada por la UE en el 2020



MADRID, ESPAÑA // Con una superficie total de 22.000 Km2, el 40% de todos los tejados y el 15% de todas las fachadas en la UE de los 27 podrían ser utilizados para aplicaciones fotovoltaicas. Esto significa que se podrían instalar 1.500GW de energía fotovoltaica, con una producción de electricidad anual de 1.400TWh, lo que representaría un 40% del total de electricidad demandada por la UE en 2020.

La Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (EPIA), la asociación de la industria fotovoltaica más grande del mundo, en colaboración con Design-Build Solar ha celebrado hoy en Madrid, en el Ministerio de Vivienda y bajo el marco del Solar Decathlon, una jornada dirigida a explicar la integración de la energía fotovoltaica en los edificios, donde se ha abordado tanto las últimas tendencias del mercado dentro de este sector, así como el marco normativo y económico vigente en España y en otros países europeos. La jornada ha contado con más de 170 participantes, entre los que destacan arquitectos, instaladores y representantes de las industrias de las energías renovables y la construcción.

La integración de la energía solar fotovoltaica en los edificios ofrece un potencial enorme de desarrollo, tanto a la industria fotovoltaica como a los diferentes sectores de la construcción, ya que las instalaciones fotovoltaicas además de contribuir a la mejora del comportamiento energético pasivo del edificio y la producción de electricidad, cumplen la misma función que los materiales tradicionales utilizados en la construcción como el aislamiento térmico y del ruido, protección contra las inclemencias del tiempo, variación de la luz, etc.

Durante la jornada, Virgilio Navarro, Vicepresidente de EPIA y Consejero Delegado de ATERSA, explicó que “España tiene una oportunidad única para desarrollar el mercado de instalaciones fotovoltaicas integradas en edificios, que además de contribuir al aprovechamiento de la naturaleza descentralizada de la generación de energía fotovoltaica – energía generada por el ciudadano para el ciudadano – permitiría la estimulación de miles de puestos de trabajo sujetos firmemente en la economía local, de los que muchos se beneficiaría de la industria de la construcción”.

En la actualidad, en varios países europeos, el mercado de los sistemas de integración de la energía fotovoltaica en los edificios se desarrolla a través de instrumentos de apoyo específicos, de manera que estos sistemas son premiados con una mayor tarifa por KWh generado que los sistemas de adaptación de la energía fotovoltaica en los edificios, consistentes en la instalación de aplicaciones fotovoltaicas en la estructura de los edificios sin que proporcionen ninguna función adicional. Esto reconoce el esfuerzo adicional y el coste extra de integrar la energía fotovoltaica como parte las fachadas y tejados del edifico, especialmente en el caso de Francia e Italia, donde estos sistemas ya representan un tercio del mercado anual. En países como España y Alemania, en donde los instrumentos de apoyo no han diferenciado ambos tipos de sistemas, los sistemas de integración sólo representan menos del 1% del mercado, sobre todo, aplicaciones nicho donde el coste no es un problema.

“Es necesario introducir condiciones favorables a lo largo de Europa para apoyar el amplio despliegue de los sistemas de integración de la energía fotovoltaica en edificios y que tendrán un gran impacto en el futuro desarrollo de los mismos en Europa. Desde 2012 en adelante, los Estados Miembros de la UE tendrán que transponer la reciente aprobada Directiva relativa a la Eficiencia Energética de los Edificios que estipula que para 2020 todos los nuevos edificios tendrán que ser edificios de consumo energético casi cero. La energía solar fotovoltaica será una tecnología clave para poder conseguir un objetivo tan crucial y ambicioso”, añadió Adel El Gammal, Secretario General de EPIA.

El año pasado, EPIA publicó su Estudio SET For 2020, que demuestra que, siempre que se cumplan una serie de condiciones, la capacidad fotovoltaica instalada en Europa podría llegar a los 390 GW en 2020, representando el 12% de la demanda eléctrica. Una amplia adopción de los sistemas de integración de la energía fotovoltaica en edificios permitirá una integración de alta penetración de la energía fotovoltaica en las áreas urbanas, jugando un papel clave en la consecución de los objetivos descritos en el estudio.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.