secundaria


Saft participa en el proyecto de una central de gas licuado en Chile



Saft participa en el proyecto de una central de gas licuado en ChileMADRID, ESPAÑA // La multinacional especializada en acumuladores de energía de alta tecnología para la industria ha proporcionado las baterías para los sistemas de corriente alterna y continua de la Planta de Gas Natural Licuado (GNL) situada en la región de Mejillones, Chile. Este país, que importa más del 90 por ciento de los hidrocarburos que consume, ha afrontado desde el año 2004 problemas con el gas que compra a la vecina Argentina, que ha reducido su exportación debido al aumento de la demanda interna y al alza en el impuesto de exportación.

El sector industrial chileno, así como los empresarios han presionado al gobierno central para que tome cartas en el asunto y reaccione ante la escasez de este tipo de energía y que definitivamente busque alternativas. Entre los proyectos puestos en marcha destaca la planta GNL que se ha construido en Mejillones. Desde esta factoría se permite importar gas proveniente de otras regiones del mundo y estará unida directamente a las redes de distribución nacionales.

Los sistemas de energía de la central, entre los que se encuentran las baterías de Saft, se han puesto en marcha en 2009. La compañía ha suministrado las baterías Ultima SML de tecnología Ni-Cd de 480 V voltios para los sistemas de corriente alterna (UPSs), y de 120 y 24 V para los sistemas de corriente continua (DC). Estas baterías tienen valores de capacidad entre 150 y 700 Ah.

Una perfecta solución

Las baterías de níquel cadmio Ultima SLM de Saft se convierten en una perfecta solución a la hora de proveer potencia de back up para las instalaciones donde existe un riesgo de fallo que podría producir grandes perturbaciones. Están diseñadas para aplicaciones que requieren un suministro de energía autónomo para periodos de entre 30 minutos y 3 horas, o para cargas mixtas en los momentos que se producen picos de demanda.

Estas baterías son aplicables a sistemas de datos, de emergencia y seguridad, o de señalización y otras infraestructuras. Además, con la tecnología Ultima SLM las labores de mantenimiento son mínimas, y no existe riesgo de fallo. Tienen un periodo de vida muy largo (de aproximadamente 20 años) y trabajan bajo temperaturas extremas.

El proyecto de diseño y construcción lo ha ganado la empresa española de ingeniería “Técnicas Reunidas”, que a su vez ha adjudicado los sistemas de energía a la empresa chilena “TEKNICA CHILE Ltda.”. Esta compañía es la que se ha puesto en contacto con la oficina de Saft en España para comprar sus baterías.

Foto: Saft



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.