secundaria

Tekniker-IK4 participa en el diseño de un sistema de almacenamiento de energía cinética



EIBAR, ESPAÑA // El centro tecnológico Tekniker-IK4 participa en el proyecto SA²VE, que tiene por objetivo el desarrollo de un sistema de almacenamiento avanzado de energía cinética que se aplicará en sectores de altísimo interés potencial: las subestaciones ferroviarias, la edificación y las fuentes de alimentación ininterrumpibles.

La primera de esas aplicaciones es la ferroviaria, ya que el proyecto prevé la puesta en marcha de subestaciones para mejorar la gestión de la energía consumida por trenes y metros debido al aprovechamiento de la energía de frenado y a la reducción tanto de los picos de consumo como de las caídas de tensión en la catenaria;  la segunda de las aplicaciones está relacionada con la optimización del aprovechamiento de la energía en la edificación, de cara a obtener el máximo rendimiento tanto las tarifas nocturnas como de la gestión de la energía generada en edificios bioclimáticos; por último, la tercera de las aplicaciones es el desarrollo de una fuente ininterrumpible de alimentación para la protección de los grandes sistemas informáticos que, además, mejore en calidad, fiabilidad, impacto medioambiental y precio, a las baterías convencionales.

El elemento clave que sustenta el sistema es un mecanismo que recibe el nombre de Flywheel y que se basa en la acumulación de energía en un volante de inercia que gira a gran velocidad, accionado por una máquina eléctrica que cumple un doble cometido: funciona como motor cuando se almacena la energía y como generador cuando se recupera. Además de su contribución a la eficiencia energética del transporte ferroviario, la edificación y las fuentes de alimentación, esta técnica representa una mejora sustancial sobre las afecciones globales producidas al medio ambiente (emisiones de carbono, así como otro tipo de contaminantes y gases de efecto invernadero).

Sistema de ahorro energético

En concreto, la aplicación ferroviaria de este proyecto, se basa en un sistema de ahorro energético para trenes eléctricos basado en una técnica gracias a la cual la energía liberada en la frenada de cada convoy se convierte en potencia para el arranque de otro tren. De esta manera, se mejora la optimización de recursos de toda la catenaria de cercanías o metro en la que se haya instalado.

La puesta en marcha de la primera instalación real en la aplicación ferroviaria basada en esta técnica está prevista para la primera mitad de 2010 y el emplazamiento elegido será la subestación de Cerro Negro, en Madrid. A partir de esta experiencia, los responsables del proyecto serán capaces de evaluar tanto el ahorro energético obtenido como el coste final que supone la instalación de este equipo. En base a esos datos obtenidos, se  comenzarán a analizar también las posibilidades de industrialización y comercialización que ofrece el sistema.

En este proyecto, financiado en un 54% a través de la empresa privada, colaboran un total de 14 socios. Entre ellos se encuentran, además de Tekniker-IK4 y ADIF, organismos como el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), la Universidad de Sevilla y empresas como Zigor Corporation, Metro de Madrid, Elytt Energy o Green Power.

Magnetismo, Mecatrónica e Ingeniería de precisión

La aportación concreta de Tekniker-IK4 en este proyecto está directamente relacionada con su línea de Magnetismo. Desde el año 2000, el centro eibarrés ha estado trabajando en el ámbito de las tecnologías de sustentación magnética y, desde entonces, ha conseguido desarrollar con éxito varios prototipos diferentes.

Los expertos de Tekniker-IK4 han sido capaces de desarrollar un cabezal de potencia elevada, junto con una serie de diferentes componentes necesarios en la levitación magnética (sensores de corrientes inducidas, electrónica de potencia para cojinetes magnéticos, electrónica digital para control de cojinetes magnéticos, técnicas sensorless…), con el objetivo de personalizar determinados componentes, mejorar algunas prestaciones y abaratar costes. Además de la línea de Magnetismo, en el proyecto también participa el Departamento de Mecatrónica e Ingeniería de Precisión.

Con más de 25 años de experiencia en la investigación en tecnología aplicada y en su transferencia a la empresa, ha alcanzado un alto grado de especialización en cuatro grandes áreas (Ingeniería de Precisión y Mecatrónica, Ingeniería de Superficies, Ingeniería de Producción y Automatización y Tecnologías de Fabricación), lo que le permite poner su tecnología de vanguardia al servicio de cualquier tipo de tarea. En 2008, el centro tecnológico eibarrés realizó desarrollos por un valor cercano a los 19 millones de euros.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.