secundaria


El consumo energético en España cayó el 5% en 2013 según revela el Statistical Review de BP



MADRID, ESPAÑA// El BP Statistical Review of World Energy 2014, presentado hoy en Madrid, revela que el consumo de energía primaria en España cayó un 5% en 2013, la mayor caída entre los países de la OCDE. La presentación del informe, uno de los más prestigiosos en el campo económico de la energía, contó con las intervenciones de D. Jaime García-Legaz, Secretario de Estado de Comercio y D. Jorge Lanza, Presidente de BP España.

Según el informe de BP, la caída de consumo de energía primaria en España respecto a 2012, se concentró en petróleo (-7,3%), gas (-7,2%), nuclear (-7,5%) y carbón (-31,5%), mientras que subió el consumo de energía hidroeléctrica (+79,5%) y energías renovables (+12%). España continúa como referente en este campo, siendo el cuarto país del mundo por consumo de energías renovables con el 6% de la cuota mundial.

Esta reducción de consumo energético de España se enmarca dentro de la moderada caída registrada en la Unión Europea (UE), que redujo su consumo de energía primaria en un 0,3%, situándose en el nivel más bajo de las dos últimas décadas.

El consumo de energía primaria en la UE cayó pese al aumento de un 13% del consumo de energías renovables y al aumento de un 8% de la energía hidroeléctrica, ya que estos aumentos quedaron empequeñecidos por una caída del 2% de los combustibles fósiles y una caída del 1% de la energía nuclear.

En cuanto al gas, la UE redujo su consumo el 1,1% y las importaciones de gas natural continuaron su cambio del GNL (Gas Natural Licuado) al transportado a través de gasoductos. Así, las importaciones netas de GNL cayeron un 29,7% y las importaciones netas a través de gasoductos crecieron un 3,7%.

La composición de las importaciones de gas natural de la UE realizadas a través de gasoductos en 2013 dieron la vuelta a buena parte de los cambios experimentados durante 2012. Las importaciones desde Rusia aumentaron un 19,5%, lo cual incrementó la cuota de gas ruso que consume la UE al 31%, mientras que las importaciones de gas noruego descendieron un 4,6% hasta dejar su cuota en un 23%, y las de gas del norte de África se redujeron un 20%, con lo que representaron el 6% del consumo.

Crecimiento del consumo a nivel mundial

El informe BP Statistical Review of World Energy 2014 refleja también las crecientes diferencias en la evolución de las economías mundiales, la incertidumbre geopolítica y los actuales debates sobre el papel que corresponde a los gobiernos y a los mercados.

El crecimiento de la demanda energética mundial, que fue de un 2,3%, se aceleró en 2013, aunque reflejó el débil crecimiento de la economía global y se mantuvo ligeramente por debajo de su promedio histórico. No obstante, dentro de este panorama global, los cambios en el consumo energético reflejaron los cambios que se produjeron en los patrones económicos mundiales.

El consumo energético de las economías emergentes creció por debajo de su tasa media a largo plazo, y aumentó un 3,1% impulsado por un menor crecimiento de China. Sin embargo, el consumo de las economías maduras de la OCDE creció un 1,2%, por encima de la media, todo ello como resultado de un fuerte crecimiento de EE.UU. Como resultado, la diferencia entre el crecimiento de los países de la OCDE y de los de fuera de la OCDE se redujo a niveles desconocidos desde 2000.

No obstante, las economías emergentes continúan dominando el crecimiento de la demanda energética mundial y sumaron el 80% del crecimiento durante el año pasado y casi el 100% durante la pasada década.

La edición 63 del Statistical Review de BP también muestra cómo los acontecimientos geopolíticos en una serie de países han seguido afectando a la producción de petróleo en 2013, siendo Libia el país que experimentó la mayor caída debido al recrudecimiento de las revueltas civiles.

Sin embargo, estas interrupciones fueron compensadas con un gran incremento de la producción en EE.UU. gracias a las fuertes inversiones en extracción de gas de esquisto y de petróleo de formaciones compactas. El resultado neto fue que los precios medios del petróleo permanecieron inusualmente estables, si bien a niveles que superaron los 100 USD por barril por tercer año consecutivo.

Según destacó Jorge Lanza, Presidente de BP España, durante la presentación del informe: «Una vez más, el Statistical Review demuestra la fortaleza de un sistema energético global flexible a la hora de adaptarse a un mundo cambiante. Las graves interrupciones de la producción sufridas durante 2013 se vieron compensadas por aumentos continuos de la producción en otros lugares. Esto subraya la importancia que tiene seguir garantizando estos nuevos suministros mediante el acceso continuado a nuevos recursos, con políticas que fomenten el mercado y las inversiones, y con la aplicación de nuevas tecnologías en todo el mundo».

También se destacó la enorme importancia tanto de la política como de las fuerzas del mercado en el desarrollo, por el lado de la oferta, de nuevas fuentes de suministro .Tal y como indicó Paul Appleby, Jefe de Economía Energética del Grupo BP: «Las fuertes inversiones realizadas en EE.UU. se han visto impulsadas y han sido posibles gracias a un régimen político favorable. Esto ha dado como resultado que EE.UU. haya tenido el mayor incremento de producción de petróleo durante el pasado año. Como es natural, este aumento de producción de 1,1 millón de barriles diarios de EE.UU. en 2013, fue uno los mayores incrementos anuales jamás vistos en el mundo».

Además, también se han visto los efectos de la política sobre la energía en el crecimiento sólido e ininterrumpido de las energías renovables, aunque partiesen de un nivel bajo. Las renovables ya representan más del 5% de la producción mundial de electricidad y, si incluimos los biocombustibles, suman casi el 3% del consumo de energía primaria. Sin embargo, mantener los regímenes de subvenciones es caro y eso se ha visto allí donde las tasas de penetración son mayores, es decir, entre los principales productores de energía renovables de Europa cuyo crecimiento ha estado por debajo de la media, ya que están luchando contra un débil crecimiento económico y unos presupuestos ajustados.

Lo más destacado del Informe: datos sobre la energía

El consumo de energía primaria mundial creció un 2,3% en 2013, a más velocidad que en 2012 (+1,8%), pero por debajo del promedio del 2,5% de la última década.

Todos los combustibles excepto el petróleo, la energía nuclear y las renovables para generación eléctrica crecieron a un ritmo por debajo de la media. El crecimiento estuvo por debajo de la media en todas las regiones excepto en Norteamérica.

El petróleo continúa siendo el principal combustible del mundo, con el 32,9% del consumo energético global, sin embargo, ha perdido cuota de mercado por 14º año consecutivo y su cuota de mercado actual es de nuevo la más baja desde que comenzamos a recabar datos en 1965.

Las economías emergentes sumaron el 80% del incremento mundial de consumo energético, si bien el crecimiento de estos países estuvo por debajo del promedio del 3,1%. El consumo de la OCDE aumentó un 1,2%, por encima de la media.

El sólido crecimiento de EE.UU. (+2,9%) representó todo el incremento neto de la OCDE y el consumo en la UE y Japón cayó un 0,3% y 0,6% respectivamente.

Petróleo

El Dated Brent alcanzó los 108,66 USD por barril en 2013, 3,01 USD menos por barril respecto al nivel de 2012.

El consumo mundial de petróleo creció en 1,4 millones de barriles diarios (b/d) o un 1,4% por encima del promedio histórico.

Los países no miembros de la OCDE representan ahora la mayor parte del consumo mundial de petróleo (51%) y de nuevo la totalidad del crecimiento neto del consumo mundial. El consumo de la OCDE se redujo un 0,4%, la séptima caída de los últimos ocho años.

EE.UU. (+400.000 b/d) registró el mayor aumento mundial de consumo de petróleo durante 2103, superando el de China (+390.000 b/d) por primera vez desde 1999.

La producción mundial de petróleo no siguió el ritmo del crecimiento del consumo mundial, ya que solo aumentó en 560.000 b/d o un 0,6%. EE.UU. (+1,1 millones b/d) registró el mayor crecimiento del mundo y el mayor incremento anual de su historia por segundo año consecutivo.

EE.UU. representó casi todo (96%) el aumento de la producción de fuera de la OPEP, que fue de 1,2 millones (el más elevado desde 2002) hasta alcanzar un récord de 50 millones b/d.

El procesado de crudo de las refinerías a nivel mundial aumentó en 390.000 b/d por debajo de la media o un 0,5%. Los países no miembros de la OCDE concentraron todo el incremento neto con un aumento de 730.000 b/d.

La producción de las refinerías en la OCDE se redujo en 340.000 b/d, la séptima caída de los últimos nueve años pese al incremento de 320.000 b/d de procesado de las refinerías en EE.UU., continuando este último país su aumento de las exportaciones netas de producto.

El comercio mundial de petróleo durante 2013 creció un 2,1% o 1,2 millones b/d. El aumento de las importaciones en Europa y en las economías emergentes compensó con creces las caídas en EE.UU. y Japón.

Las reservas probadas de petróleo a nivel mundial aumentaron hasta 1,6879 billones de barriles a finales de 2013, cantidad suficiente para satisfacer la producción mundial durante 53,3 años.

Gas natural

El consumo mundial de gas natural creció un 1,4%, por debajo del promedio histórico del 2,6%. Al igual que sucede con la energía primaria, el crecimiento del consumo superó la media en los países de la OCDE (+1,8%) y estuvo por debajo del promedio en los países no miembros de la OCDE (+1,1%).

El crecimiento estuvo por debajo de la media en todas las regiones exceptuando Norteamérica. China (+10,8%) y EE.UU. (+2,4%) registraron los mayores incrementos mundiales del crecimiento, representando juntos el 81% del crecimiento mundial.

India (-12,2%) registró la mayor caída volumétrica del mundo, en tanto que el consumo gasístico de la UE cayó a su nivel más bajo desde 1999.

En términos mundiales, el gas representó el 23,7% del consumo de energía primaria.

La producción mundial de gas natural creció un 1,1%, lo cual estuvo muy por debajo del promedio de la última década, que fue del 2,6%.

El crecimiento estuvo por debajo de la media en todas las regiones excepto en Europa y Eurasia. EE.UU. (+1,3%) continuó siendo el primer productor mundial, pero tanto Rusia (+2,4%) como China (+9,5%) registraron mayores tasas de crecimiento en 2013.

El comercio mundial de gas natural creció un 1,8% durante 2013, muy por debajo del promedio histórico del 5,2%. El tráfico de los gasoductos aumentó un 2,3%.

La cuota del GNL en el comercio mundial de gas se redujo ligeramente al 31,4%, y el comercio internacional de gas natural representó el 30,9% del consumo mundial.

Las reservas probadas mundiales aumentaron hasta 185,7 billones de metros cúbicos (tcm), suficientes para satisfacer la producción mundial de 54,8 años.

Otros combustibles

El consumo de carbón creció un 3% en 2013, muy por debajo del promedio del 3,9% de la última década, pero continúa siendo el combustible fósil que más deprisa crece.

La cuota del carbón en el consumo mundial de energía primaria alcanzó el 30,1%, la más elevada desde 1970. El consumo fuera de la OCDE creció un 3,7%, por debajo de la media, pero aun así representó el 89% del crecimiento mundial.

La producción mundial de energía nuclear creció un 0,9%, el primer aumento desde 2010. La producción de energía nuclear representó el 4,4% del consumo energético mundial, la cuota más baja desde 1984.

La producción mundial de energía hidroeléctrica creció un 2,9%, por debajo de la media, y representó el 6,7% del consumo mundial de energía.

Las fuentes de energía renovable ―tanto en generación eléctrica como en transporte― continuaron creciendo durante 2013 hasta alcanzar un récord del 2,7% del consumo energético mundial, desde el 0,8% de hace una década.

Una vez más, la energía eólica (+20,7%) representó en todo el mundo más de la mitad del crecimiento de la generación eléctrica, y la energía solar creció incluso con mayor rapidez (+33%), pero partiendo de una base menor.

La producción mundial de biocombustibles creció un 6,1% (80.000 b/doe), por debajo de la media, impulsada por los incrementos de los dos mayores productores: Brasil y EE.UU.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.