secundaria

Las advertencias de desconexión de servicio de Con Ed a sus clientes alcanzan un récord histórico: más que durante la Gran Recesión



NUEVA YORK, EEUU – 18 de junio de 2014 -PRNewswire-HISPANIC PR WIRE//Casi 1 millón de clientes de Consolidated Edison han enfrentado este año la amenaza de que les desconecten el servicio eléctrico en sus hogares mientras reciben algunas de las facturas más altas de la nación, según un nuevo análisis publicado hoy por AARP y la organización New York’s Public Utility Law Project (PULP). Esto significa que hay más residentes de la ciudad de Nueva York en riesgo de que les desconecten el servicio eléctrico que en plena Gran Recesión, según muestra el análisis. Los clientes de Con Ed (Consolidated Edison) pagan más del doble que el promedio nacional en tarifas de servicio eléctrico.

En 2005, 722,635 clientes de Con Ed recibieron avisos de desconexión de enero a abril y en 2009 la cifra alcanzó los 840,886. En cambio, durante los primeros cuatro meses de este año, tras el alza en los costos de energía en los hogares, 937,973 residentes de la ciudad de Nueva York recibieron “avisos finales de corte”. En todo el estado, los datos dicen algo similar: los neoyorquinos tienen graves problemas y están atrasados en el pago de sus servicios; su deuda asciende a la altísima cifra de $740 millones, la más alta en al menos la última década.

La legislación que tiene como fin crear un organismo protector para el área de servicios, concretamente una oficina independiente de defensa del consumidor de servicios, que ayudaría a los consumidores a estar en una situación más equitativa cuando las compañías de servicios traten de subir los precios, está trabada en Albany en el Senado estatal, mientras la industria usa su fuerza para acabar con el proyecto respaldado por AARP (S4550B).

“Nueva York tiene una regla de oro en lo que se trata del juego de servicios: los que tienen el oro hacen las reglas. Los consumidores residenciales quedan afuera de la ecuación y en consecuencia sufren muchísimo”, señaló Beth Finkel, directora estatal de AARP en el estado de Nueva York. “Necesitamos cambiar el juego en Nueva York para darle un trato justo a los consumidores residenciales, pero la industria está haciendo todo lo que puede para asegurarse de que eso no ocurra. La legislación que le dé a los consumidores la oportunidad de luchar fue aprobada en la Asamblea pero tiene grandes problemas en el Senado en manos del colíder del Senado Dean Skelos y su conferencia”.

La legislación se aprobó el mes pasado en la Asamblea de Nueva York con un amplio margen y el voto de los dos partidos y ahora está trabada en la Conferencia del Senado liderada por el senador Dean Skelos. Sin embargo, el proyecto cuenta con el apoyo del socio gobernante de Skelos, colíder de la coalición de la mayoría del Senado, el senador Jeff Klein, y su conferencia.

Una encuesta reciente de AARP indica que de Buffalo a Syracuse, de Plattsburgh a Poughkeepsie y de Manhattan a Montauk, la mayoría de los neoyorquinos de 50 años en adelante dijeron que pagar sus facturas de calefacción el invierno pasado representó una carga mayor que pagar la hipoteca, la renta o los impuestos a la propiedad.

Una encuesta de AARP realizada en 2013 en la ciudad de Nueva York entre votantes hispanos de 50 años en adelante encontró que el 73 por ciento de ellos estaba preocupado por su capacidad de pagar los servicios, y el 31 por ciento dijo estar sumamente preocupado.

“Muchos clientes están en planes de pago, pagando facturas anteriores vencidas que no habían podido pagar”, dijo Gerald Norlander, director ejecutivo de PULP. “Cuando las facturas nuevas suben debido a los precios volátiles favorecidos por la Comisión de Servicios Públicos (que regula los servicios), los clientes se atrasan de nuevo y no pueden pagar su factura actual a la fecha de vencimiento, ni la cuota del plan de pago de facturas vencidas. Entonces la compañía de servicios puede exigir el pago de todos los montos adeudados, exigir cargos por mora y desconectar el servicio como medida de cobro. Esto crea situaciones imposibles, privaciones y a menudo condiciones peligrosas cuando se usan formas de energía menos seguras. Las compañías de servicios pueden y deben hacer más para que las facturas sean más estables y asequibles para clientes de bajos recursos y para minimizar la interrupción de servicios con fines de cobro de facturas”.

Los neoyorquinos pagan las tarifas eléctricas residenciales más altas en promedio en el territorio continental de los Estados Unidos, casi el doble que el promedio nacional según los últimos datos de la Administración de Información Energética de los EE. UU. Los clientes de Con Ed pagan más del doble que el promedio nacional. Nueva York es uno de los pocos estados, y por lejos el más grande, que no tiene un organismo independiente de defensa del consumidor de servicios. AARP dice que esto no es coincidencia.

La oficina independiente de defensa del consumidor de servicios del vecino Connecticut indicó que su intervención permitió a los consumidores ahorrar $730 millones en 2012 a un costo de $3 millones, lo que representa un retorno de inversión de 243-1. La oficina de defensa del consumidor de California indicó un retorno de 153-1. En todo Estados Unidos, los organismos de defensa del consumidor de servicios permiten a los estadounidenses ahorrar miles de millones de dólares al año. AARP dice que Nueva York debería sumarse.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.