secundaria


La colaboración de Alemania y Estados Unidos en células de combustible consigue resultados con elevado poder de densidad



CHEMNITZ, ALEMANIA -9 de agosto de 2013 -PRNewswire//Una colaboración entre Alemania y Estados Unidos liderada por OH-Energy Germany, GmbH, la University of Delaware, Fraunhofer ICT y el Leibniz Institute for Polymer Research ha publicado hoy los resultados iniciales en los que se demuestra un pico de densidad de potencial de 616 mW/cm² a 80 grados centígrados. Los resultados son un indicador primario y claro de que la asociación está en marcha para llegar a su objetivo declarado de despliegue de 600 mW/cm² de platino de célula de combustible sin platino para el año 2015.

Hasta la fecha, la colaboración, cuyo objetivo primario es proporcionar células de combustible sin platino para los mercados de generación energética y el transporte, se ha coordinado por medio de OH Energy, Inc. (www.oh-energy.com) y de SET Technology (www.set-technology.com). La asociación se centra en conseguir las capacidades técnicas necesarias y habilidades de comercialización de los dos mercados de tecnologías limpias más importantes del mundo – Alemania y Estados Unidos – para reducir el coste de las células de combustible en hasta un 75%.

“Nuestros esperanzadores resultados iniciales de célula de combustible y nuestra experiencia con el catalizador sin platino nos permite predecir una Buena precisión de que nuestros esfuerzos conseguirán un pico de potencia de densidad de 600 mW/cm² sin utilizar platino”, afirmó el profesor Yushan Yan, de la University of Delaware.

“Además de nuestros proyectos de investigación actual, la tecnología OH crea soluciones eficaces y fiables para las membranas usadas en las células de combustible”, añadió el doctor Jochen Meier-Haack, del Leibniz Institute Dresden.

El profesor Yan de UD, estudia las películas delgadas de polímeros conductores de ión denominadas membranas e intercambio de hidróxido (HEMs). Estas membranas completan los circuitos electroquímicos dentro de la célula de combustible, permitiendo que el hidrógeno y oxígeno de la atmósfera se conviertan directamente en agua y energía. La característica más atractiva de las células de combustible HEM es que son compatibles con los catalizadores disponibles habitualmente, como los de plata y níquel, por lo que la producción en masa no deberá suponer una carga frente a las reservas mundiales limitadas (y costosas) de metales preciosos, como el platino. La tecnología de Yan fue reconocida por la US Department of Energy’s Advanced Research Projects Agency (ARPA-E) como uno de los solo 37 proyectos fundados en la primera llamada abierta de la ARPA-E para proyectos en el año 2009. Su equipo presenta un rendimiento de células de combustible HEM que está entre los mejores de su campo, con una densidad energética de más de 600 mW/cm².

Además del profesor Yan y del doctor Cremers, Robert Kaspar, un candidato a PhD en el grupo de Yan en la University of Delaware, invertirá tres meses este verano como parte del equipo de Cremers en Karlsruhe, Alemania. Kaspar, de 24 años y graduado por Caltech, explicó: “…esto emocionado por contribuir a algo tan importante” y estar impaciente por unir los pensamientos con algunas de las mejores mentes al otro lado del Atlántico.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.