secundaria

Sevilla, capital mundial termosolar



MADRID, ESPAÑA// La última central termosolar conectada a la red ha sido ‘Helionergy 1’, construida en Écija por Abengoa y E.ON, y hace tan sólo unos días OHL y Solar Millenium anunciaban el inicio de la central de Arenales, en Morón de la Frontera.

Estos datos introductorios han servido al presidente de Protermosolar, Valeriano Ruiz, para destacar ante los más de 700 congresistas que se han dado cita en el V ‘CSP Today’ que Sevilla sigue siendo “la capital mundial termosolar”. Esta quinta cumbre internacional del sector de la concentración solar termoeléctrica, que se celebra hasta el día 30 de noviembre se inaugura en el hotel Alcora por el consejero de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, Antonio Ávila, con asistencia de los máximos expertos mundiales en energía termosolar.

Valeriano Ruiz ha subrayado la importancia de Sevilla en el desarrollo de una tecnología en la que España va a la vanguardia internacional, por delante de países como Estados Unidos. Al reciente hito del premio europeo de la innovación para la central de Gemasolar (Fuentes de Andalucía), desarrollada por la empresa española SENER y el consorcio Masdar, de Abu Dabi, se une el dato objetivo de que  la provincia sevillana alberga una de cada tres centrales termosolares operativas en nuestro país (8 de las 24 actualmente existentes), con 300 MW de los 1002 instalados. La recién iniciada de Arenales, en Morón de la Frontera, creará  con una inversión superior a los 300 millones de euros unos 1200 empleos/año equivalentes y 50 fijos cuando se termine su construcción, suministrará energía limpia a 175 000 hogares y evitará la emisión de 150 000 toneladas de CO2.

El presidente de Protermosolar ha dicho que el Gobierno saliente ha creado “grandes niveles de confusión e intranquilidad”, si bien es cierto que a finales de 2013 habrá 2500 MW termosolares instalados. La gran incógnita, a su juicio, es qué pasará a partir de ese año. En este sentido ha afirmado que el Plan de Energías Renovables (PER) se ha aprobado “de prisa y corriendo” y que marca un escenario de 4800 MW para 2020 “claramente esquelético y muy limitado, que no podemos comprender en el sector”.

Valeriano Ruiz ha afirmado que le corresponde al nuevo Gobierno fijar el futuro del sistema eléctrico, “que parte de unas condiciones muy difíciles para todas las tecnologías de generación de electricidad, tanto para las renovables como para las convencionales”, y le instó a que valore las ventajas que para el conjunto del país aportan cada tipo de tecnología. Para el presidente de Protermosolar “es evidente que las centrales nucleares deben clausurarse a medida que vayan cumpliendo el tiempo para el que fueron diseñadas”  y que “no deben construirse más centrales de ciclo combinado”, así como que se debe caminar “hacia la generación distribuida y el vehículo eléctrico”. Añadió que, de las energías renovables, “la que más expectativas de futuro presenta es la solar termoeléctrica, por su capacidad de almacenamiento y de hibridación”, que las convierten en totalmente gestionables.

El presidente de Protermosolar ha hecho un llamamiento a la unidad de todas las energías renovables frente a los “ataques furibundos de las grandes compañías eléctricas, no sólo infundados, sino también hipócritas e injustos”. “Lo peor de todo en el caso de España –añadió- es que si consiguieran sus objetivos paralizarían un proceso que ha costado mucho tiempo y trabajo situar en la posición tan positiva en la que estamos”.

Valeriano Ruiz hizo referencias a un reciente estudio de la consultora Deloitte sobre la situación del sector termosolar en España. Este informe  demuestra que la riqueza creada por las centrales termosolares, los ingresos generados a la Seguridad Social y a Hacienda y los ahorros económicos por CO2 dejado de emitir y en importaciones energéticas multiplican con creces las primas por producción recibidas, casi diez años después que otras tecnologías como la eólica, la fotovoltaica, la biomasa y la minihidráulica.

Según dice textualmente la consultora Deloitte, “si se ponen en la balanza los impactos positivos que se derivan de las actividades del sector, llámese contribución al PIB de 1650 millones de euros; generación de 23 844 empleos; aportaciones por concepto de cotización a la Seguridad Social, 270 millones de euros; impuestos sobre beneficios de sociedades, 66 millones de euros; IRPF, 71 millones de euros; ahorro en concepto de derechos de emisión, 5 millones de euros; sustitución de importaciones de combustibles fósiles, 24 millones de euros, y posicionamiento de las empresas españolas en el mercado internacional, puede constatarse que las políticas de apoyo a esta tecnología a través de las primas a la generación, que en 2010 supusieron 185 millones de euros, han sido una apuesta eficiente en términos económicos y tecnológicos para nuestro país”.

A estas cifras habría que añadir el coste de los subsidios de desempleo medios que el Estado se ha ahorrado de pagar a las 23 844 personas que habrían estado sin ocupación de no haberse construido las centrales termosolares y que habría ascendido a 176 millones de euros sólo el año 2010, una cantidad equivalente al total de primas recibidas. Dicho de otro modo, por cada euro en primas a la termosolar, el Gobierno se ha ahorrado otro en subsidios de desempleo.

El número total de personas empleadas por el sector termosolar ascendió a 23 844 en el año 2010, ayudando así  a la  convergencia de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha con el resto de España y con un beneficioso impacto en sectores muy afectados por la crisis, como la construcción, el metal  y los montajes industriales. La conclusión de Deloitte es que, si se cumplen los objetivos establecidos en el Plan Nacional de Energías Renovables (PER), el sector termosolar  mantendría este nivel de empleo durante todo el decenio y que sostendría unos 20 000 puestos de trabajo anuales en el año 2020. Asimismo, de mantenerse los apoyos necesarios para alcanzar los objetivos de penetración de la energía termosolar, la contribución al PIB nacional pasaría de los 1650,4 millones de euros de 2010 a los 3516,8 millones en 2020.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.