secundaria


La cogeneración, instrumento de competitividad para la industria química española



MADRID, ESPAÑA// Los datos del último ejercicio, hechos públicos recientemente por la patronal FEIQUE, parecen confirmar que el sector comienza a revertir la crisis: la industria química española cerró 2010 con un crecimiento productivo del 6,2% y un incremento de su cifra de negocio del 11,4%, gracias en gran medida al comercio exterior.

El sector ha reclamado un modelo económico basado en la internacionalización y un plan para atraer inversiones productivas, en ello, la estrategia energética juega, sin duda, un importante papel en cuanto a aumentar la competitividad industrial y a evitar su deslocalización.

La industria química, que supone el 12,5% del consumo total de electricidad de la industria española, produce mediante cogeneración el 42% de la electricidad que demandan sus procesos industriales. Un análisis de los consumos de energía del sector químico muestra que el gas natural es el combustible más utilizado, con un 82% del consumo del sector. La cogeneración asociada a las industrias químicas permite un rendimiento energético superior al 75% y transforma con alta eficiencia el 50% de los combustibles que emplea en sus procesos -en su mayoría gas natural-, lo que supone una considerable disminución de emisiones de CO2, hasta en unos dos millones de toneladas al año, y un aumento de la competitividad industrial.

Las plantas de cogeneración aportan energía a precio competitivo a gran parte de la industria química nacional. De los 12,4 TWh de electricidad que consume el sector químico, valorados en unos 1000 M€ anuales, 5,3 TWh fueron producidos mediante cogeneración.

La presencia en el sector químico de todas las tecnologías de cogeneración es reflejo de la amplia variedad de necesidades, procesos y operaciones de las distintas empresas que lo componen, donde si bien la presencia de turbomáquinas es superior, también los motores de combustión interna tienen una significativa implantación.

En el actual contexto energético, los grupos empresariales químicos lideran en nuestro país el desarrollo de la cogeneración con más de 1400 MW de potencia eléctrica instalada y un enorme recorrido de desarrollo. Además del uso intensivo de cogeneración en los dos principales polos químicos de Huelva y Tarragona, nuevas posibilidades de esquemas colaborativos son posibles a través de redes de calor y frío, de líneas internas y producciones más eficientes mediante cogeneración.

El sector químico tiene aún un 58% de potencial para cogenerar, como recoge el informe de BCG “Valoración de los beneficios asociados al desarrollo de la cogeneración en España”, partiendo del análisis del potencial de cogeneración de alta eficiencia del IDAE.  La industria química, pionera en los años noventa en la instalación de plantas de cogeneración, tiene en el Plan Renove de Cogeneración recientemente aprobado una gran oportunidad para aumentar su competitividad industrial.

La cogeneración hace al sector más eficiente y sostenible y le aporta mayor competitividad. Una competitividad necesaria para mantener su posición en los mercados internacionales.

Las empresas que cogeneran en España ahorran energía, generan riqueza y mantienen el empleo: 1,4 millones de puestos de trabajo y el 40% del PIB industrial, ex-construcción, están vinculados a la cogeneración.  En 2010 la cogeneración cubrió el 12% de la demanda nacional de electricidad, 1% más que en 2009, lo que evidencia que en contexto de crisis las industrias cogeneradoras mantienen mejor sus producciones e incluso las incrementan.

La cogeneración es clave para alcanzar los objetivos nacionales de eficiencia energética y ahorro de emisiones de CO2.  Ahorra al país 1,5 millones de toneladas equivalentes de petróleo, reduce un 3,2% las emisiones de gases de efecto invernadero y genera significativos ahorros en los costes de la red: en total más de 1.000 millones de euros anuales de ahorro al Sistema Eléctrico. Sin contar los beneficios derivados de su aportación a la competitividad industrial, al mantenimiento del empleo, reducción de la dependencia energética, motor de inversión, etc.

En definitiva, ventajas y beneficios para el bienestar y desarrollo sostenible del país, asociadas a la economía productiva y extendidas a lo largo de su cadena de suministro: 12% de la producción eléctrica y 7% de la energía final consumida, utilizando el 20% del consumo nacional de gas natural y otros combustibles (30% de la generación con biomasa en España también utiliza la cogeneración).

España tiene un potencial de desarrollo de la cogeneración de 25.000 MW, desde los actuales 6.000 MW. En los últimos años Europa ha incrementado su cogeneración a un ritmo muy superior al español, una situación que la planificación energética nacional ha decidido revertir apostando por un mayor desarrollo del sistema y un mayor peso de la eficiencia energética en sus políticas.

El pasado año el Plan Nacional de Acción de Energías Renovables (PANER) estableció el crecimiento de la cogeneración en más de un 50% hasta el año 2020, para alcanzar 9500 MW instalados que supongan el 18% de cobertura de la demanda de electricidad de España mediante cogeneración en 2020.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.