secundaria

Casas de madera frente al recibo de la luz



Casas de madera frente al recibo de la luzMADRID, ESPAÑA// Aplicando tecnologías conocidas, baratas y sencillas, American Building System, S.L. (ABS) está fabricando casas con un ahorro de casi un 90 por ciento respecto a los sistemas convencionales de calefacción y enfriamiento.

“Los fabricantes de casas de madera somos los mejor posicionados para alcanzar la vivienda pasiva –señala Santiago Muelas, gerente de ABS-. Nosotros ya ahorramos 9 de cada 10 euros de consumo eléctrico”.

¿Cómo se consigue?

ABS confía el calor a una bomba de calor apoyada por la energía del Sol mediante un intercambiador múltiple, y el frío a la aerogeotermia, desechando climatizadores de 1.800 vatios para producir frío por un simple extractor de 34 vatios.

En estos años de crisis, empresas como American Building System, S.L. han hecho de la necesidad, virtud. ABS ha comprobado cómo con la energía termodinámica es posible ahorrar hasta tres veces más que con la energía de una resistencia eléctrica convencional. Y que con la energía solar se puede hacer muchas más cosas de las que se venían haciendo, como calentar el agua sanitaria. “Cuando el Sol termina su trabajo de calentar el agua hacia mediodía, es una pena desaprovechar el resto de la energía que le queda por regalarnos hasta la caída de la tarde –explica Santiago Muelas- Sólo hace falta dos paneles solares y un depósito de agua de 300 litros. Es como un coche expuesto al Sol en invierno… también se calienta. Si a eso sumamos la inercia térmica de la tierra y las prestaciones de la madera en la construcción, estamos cerca de alcanzar el récord en ahorro de energía para nuestras viviendas”.

ABS viene desarrollando y combinando una serie de sistemas para incrementar el aprovechamiento y, por tanto, el ahorro energético en sus viviendas fabricadas. Por ejemplo, mediante nuevos materiales de cambio de fase, para doblar o triplicar la capacidad de acumulación del agua caliente. O bien acometiendo con la tubería de agua caliente a seca toallas o al lavavajillas (máquina que consume más energía calentando el agua que haciendo mover su propio motor).

“Hemos integrado los seca toallas en tubos de pvc, de manera que el circuito de acumulado de agua caliente se ocupa también de calentarlos –explica Santiago Muelas-. En ese mismo tubo va la acometida de agua caliente; como los seca toallas están al lado de la ducha, nada más abrir el grifo de la ducha obtenemos a la vez un radiador próximo, sólo por compartir un tubo, ahorrando agua y energía sin necesidad de un circuito de retorno complementario para el agua caliente”.

A todo ello se puede sumar el uso de vidrios reflectantes, iluminación de bajo consumo, entre otras soluciones que puede incorporar el propio usuario de la vivienda.
En marcha un proyecto europeo de I+D

ABS ha impulsado la creación de un grupo de trabajo, en el seno de un proyecto FP7 de Eco-Innovación de la Unión Europea, que integra dos empresas y dos centros tecnológicos belgas y alemanes, más otro español, para alcanzar la vivienda pasiva o autárquica, con un precio razonablemente bajo.

“Probablemente lo conseguiremos a base de hidrógeno –explica Santiago Muelas-. Nuestra idea es envasarlo a muy alta presión para distribuirlo en estado líquido, a 700 bares, en botellas de formato normal de uso doméstico; cada una de las cuales suministraría energía para un mes aproximadamente. El resultado final sería la producción de los 2 vatios que le faltarían a una vivienda unifamiliar para eximir a su propietario de contratar con una compañía eléctrica”.

Con 10.000,00 euros añadidos como máximo al coste de la casa, se obtendría toda la energía necesaria gracias al Sol, la biomasa y el hidrógeno. Para ABS es perentorio que sus clientes ahorren energía. Cuando logre una casa con consumo cero, procederá a certificar su sistema de fabricación en el correspondiente centro tecnológico europeo, en Bruselas. A continuación trabajará para abaratar al máximo su producto.
Expansión internacional

Con una demanda interior retraída y un crédito muy difícil, ABS se ha planteado seriamente salir al exterior a ofrecer su producto. “A pocos kilómetros de aquí, en el norte de África, existe un fuerte y creciente déficit de viviendas –manifiesta Santiago Muelas-. Estamos obligados a mirar hacia fuera, porque allí hacemos más falta que aquí. Si es preciso, nos adaptaremos al clima y costumbres de otros países para fabricar las casas que demanden. No será fácil, pero podremos lograrlo, apoyándonos en personas de allá, formándolas en nuestra empresa.”

No por ello ABS abandona el mercado interior. Su labor de marketing es incesante; de hecho es una de las firmas del sector de la construcción en madera más visibles en internet y televisión. Asimismo, se ha consolidado como una espléndida rutina la recepción en su fábrica de Azuqueca de Henares (Guadalajara) de alumnos de las Escuelas Técnicas de Arquitectura y Aparejadores. Durante 2010 ha celebrado cuatro sesiones, con la asistencia de casi 400 estudiantes. “Descubren un sistema de construcción de casas en planta que les abre la mente a ideas nuevas, una alternativa a lo que conocen –concluye el gerente de ABS-.”

Foto: ABS.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.