secundaria


La industria petrolera americana pagó el informe negacionista contra las renovables españolas



MADRID, ESPAÑA // Una investigación desarrollada por Greenpeace sobre el funcionamiento del movimiento negacionista climático y sus fuentes de financiación desvela el complejo entramado  financiero que relaciona a la mayor petrolera de propiedad familiar, Industrias Koch, con el negacionismo climático y con un informe que realizó Gabriel Calzada, en el que se descalificaba la política española de apoyo a las energías renovables.

El informe de la organización ecologista, Koch Industries: la oscura financiación del negacionismo climático (1) demuestra los vínculos entre esta empresa y las organizaciones negacionistas que difundieron el "Informe Calzada" (2), que apareció coincidiendo con el debate sobre la Ley Americana de Energía Limpia y Seguridad en la Comisión de Energía y Comercio del Congreso de EEUU.

Tras la publicación de los informes de Greenpeace, Gabriel Calzada ha confirmado, en declaraciones a Público, que para su informe antirenovables obtuvo fondos del Institute for Energy Research (IER), organización que recibió 175.000 dólares de la red Koch entre 2005 y 2008 (3), como ha acreditado Greenpeace. "Con las declaraciones de Calzada al diario Público ya podemos afirmar que el Informe Calzada fue financiado por una de las organizaciones negacionistas que más fondos recibe de la red de Industrias Koch, dentro de su estrategia para frenar los programas de apoyo a la energía limpia de Obama", ha afirmado Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace.

Descalificar la política danesa de apoyo a las energías renovables

La investigación de Greenpeace expone que el IER también promocionó otro informe para descalificar la política danesa de apoyo a las energías renovables y ha promovido  estudios del ACCF/NAM y de la Fundación Heritage, en los que se exageran los costes derivados de las políticas climáticas y se desaconseja que Estados Unidos ejerza el liderazgo internacional en esta materia. Robert Bradley, antiguo ejecutivo de Enron, es el consejero delegado del IER y uno de sus fundadores. Thomas Pyle, antiguo miembro del grupo de presión de Koch y de la industria petrolífera, es presidente del IER y de la American Energy Alliance (AEA), otra organización financiada por ExxonMobil e Industrias Koch, que fue fundada por la Asociación Nacional de Industriales y el Instituto Americano del Petróleo para actuar como altavoz negacionista en el debate climático.

Según el informe de Greenpeace, el poder económico de Industrias Koch, que además de sus intereses petroleros comercializa en España marcas como Colhogar, Lycra o Demak’up, determina su influencia política en el debate energético estadounidense, como se desprende de los siguientes datos:

  • Casi 25 millones de dólares aportados en concepto de financiación al negacionismo americano, entre 2005 y 2008.
  • Más de 37 millones de dólares gastados en concepto de lobby directo en materia petrolera y de gas, desde 2006.
  • Más de 2 millones y medio de dólares invertidos, sólo en 2008, por el comité de acción política de Industrias Koch en aportaciones a miembros del Congreso y el Senado de EEUU, superando, incluso, las aportaciones de Exxon Mobile, el icono americano por excelencia en cuanto a lobby de los combustibles fósiles.

Bloquear cualquier política que conduzca a reducir emisiones

"El objetivo tradicional de los negacionistas ha sido bloquear cualquier política que conduzca a reducir emisiones, como el Protocolo de Kioto, para evitar que se consuma menos energía sucia. Ahora sus esfuerzos van dirigidos contra las energías renovables porque saben que son su mayor amenaza, puesto que cada vez se sustituye más energía sucia por renovables, y tienen que parar esa tendencia antes de que sea irreversible", ha añadido el director de Greenpeace. "Lo más indignante es que la actual política del Gobierno español, que está dando un giro dramático contra las renovables, está haciendo el juego a esos mismos intereses, que en nuestro país son alimentados por las grandes eléctricas".

NOTAS:
(1) http://www.greenpeace.org/espana/reports/100421
(2) Study of the effects on employment of public aid to renewable energy sources
(3) El total de subvenciones recibidas por el Institute for Energy Research de la red Koch desde 1997 es de 235.000 dólares (página 24 del informe).



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.