secundaria


Dotar de energía a Europa con responsabilidad significa fortalecer sus regiones



BELFORT, FRANCIA // Son las regiones las que están mejor situadas para aprovechar las posibilidades energéticas locales y desarrollar soluciones innovadoras para satisfacer las necesidades energéticas de Europa, respetando al mismo tiempo el medioambiente. Estos son los resultados iniciales de un importante estudio sobre las regiones europeas revelados hoy en la Asamblea General de la Asamblea de las Regiones Europeas (ARE) en Belfort, Franco Condado (Francia). Esta organización es la mayor red de autoridades regionales en Europa.

Este extenso estudio en curso de preguntas/respuestas, que abarca 66 regiones de 24 países de un extremo a otro de Europa, representa una muestra significativa de la diversidad territorial de Europa.

"Los primeros resultados del estudio prueban lo que en la ARE hemos estado repitiendo durante años", afirmó ayer la presidenta de la ARE, Michèle Sabban. "Las regiones, cuando reciben las competencias y la financiación adecuadas, pueden hacerse cargo de los mayores retos de Europa. Cuando se trata de convertir los activos energéticos locales en una ventaja, encontrando soluciones a medida para responder a las necesidades energéticas y tratar las cuestiones medioambientales, no hay mejor filosofía que "pensar globalmente y actuar localmente". Así es como funciona el principio de subsidiariedad, y así es como la política energética europea debería funcionar".

El estudio de regiones de la ARE revela que el 91 % sitúa la energía como una de las prioridades claves en los próximos 15 años, que el 75 % ya tiene una estrategia energética en marcha, y que estas estrategias normalmente incluyen un plan específico para el desarrollo de fuentes de energía renovables (FER). Las regiones de Francia y Hungría muestran, sin embargo, que la utilización de FER se ve dificultada por una falta de las competencias pertinentes. Este es un aspecto recurrente en los resultados del estudio: las regiones necesitan ser habilitadas antes que obstaculizadas para afrontar con eficacia los retos energéticos de Europa.

Enfoques innovadores

Esta necesidad se ilustra mejor por medio de los enfoques innovadores y diversos de las regiones en cuanto al aprovechamiento de las posibilidades energéticas locales, puesto que las regiones habilitadas con las competencias y financiación adecuadas han sido capaces de desbloquear esas posibilidades dentro de sus territorios. El estudio subraya, por ejemplo, el uso por parte de las regiones de residuos sólidos en Bruselas (B) y Gelderland (NL), olas en las Islas Azores (P), nieve in Vasternorrland (SE), paja en Bornholm (DK), "lodo negro" (obtenido de pasta de papel) en Finlandia Central (FIN), energía solar en las regiones de Austria y el sur de Europa, así como energía basada en la madera en Ticino (CH) y las regiones de los Balcanes.

Algunas regiones producen energía de FER a niveles más altos que el objetivo del 20 % de la UE, mientras que las FER han permitido a numerosas regiones ser totalmente independientes en términos de consumo de energía. Entre el 88 % y el 100 % de la electricidad es generada por energía hidroeléctrica, por ejemplo, en las regiones de Marmures (RO), Norbotten (S), Oppland (N), y Trento (IT).

"Las iniciativas de FER son posibles solo con el apoyo político y, muy a menudo, los incentivos financieros de los responsables a nivel nacional y europeo", destaca Michèle Sabban. "La UE, por ejemplo, podría hacer más para fomentar la utilización de RES basadas en madera. Muchas de nuestras regiones están dotadas de bosques, y sin embargo solo el 3 % de la producción de energía total de la UE está basada en madera. Las regiones menos desarrolladas en particular necesitan incentivos financieros para aprovechar este potencial".

Falta de visibilidad

De hecho, las respuestas dadas a las preguntas del estudio de la ARE sugieren que una falta de visibilidad de los instrumentos financieros de la UE está entorpeciendo el potencial y las políticas energéticas regionales. Mientras que el 59 % de los encuestados se sirven actualmente de los programas de cooperación territorial europeos financiados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), muy pocos hacen uso de los préstamos de Banco Europeo de Inversiones o del apoyo de la UE a programas educativos y para jóvenes que fomentan las FER. Esto pone de relieve la creciente necesidad de simplificar los procedimientos de aplicación de la UE, causa por la que lucha ARE.

Cuando se trata del uso inteligente de la energía, el estudio revela que el 40 % de las regiones ya está utilizando tecnologías de redes energéticas inteligentes. Aunque este dato es alentador, también muestra que se necesitan mayores incentivos para ayudar a las regiones a incrementar su eficiencia energética en línea con los objetivos 20/20/20 de la UE.

En palabras pronunciadas en la Asamblea General de ARE, el mayor evento antes de la cumbre de Copenhague, Michèle Sabban añade que: "el 98 % de las regiones estudiadas creen que pueden desempeñar un papel positivo en la lucha contra el cambio climático. Pero los gobiernos nacionales y la UE deben proporcionar a las regiones las herramientas para acometer esta lucha".

Los resultados preliminares del estudio en curso de ARE están disponibles en: http://www.aer.eu/fr/themes-majeurs/energy-policy.html



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.