secundaria


WWF alerta que en 2014 el carbón superará al petróleo como fuente energética



MADRID, ESPAÑA // En el quinto número del Observatorio del Petróleo, WWF destaca que se han reducido las emisiones procedentes del petróleo, tanto en España como en el resto del mundo. Sin embargo, la organización denuncia que el aumento del consumo de carbón en los últimos años indica que esta fuente energética altamente contaminante podría volverse a convertir en la principal energía del planeta para mediados de la próxima década. WWF hace un llamamiento a la comunidad internacional para que se llegue a un acuerdo ambicioso en Copenhague capaz de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mediante tecnologías más limpias a escala global.

El Observatorio del Petróleo de WWF muestra una reducción del 3,7% en las emisiones mundiales debidas al consumo de petróleo durante la primera mitad del año. En España, la reducción de esta fuente de energía y del gas ha llegado hasta el 5,6%. A pesar de estos buenos datos, la organización denuncia que la situación energética mundial es alarmante debido al aumento del consumo del carbón. En 2008 su uso se incrementó un 3,1%, principalmente por el impulso de la economía China.

WWF ha realizado un análisis sobre el consumo mundial de energías fósiles y ha constatado que el carbón es el producto energético cuya demanda más ha crecido. Las conclusiones de este estudio se han obtenido haciendo una proyección hasta 2020 del consumo mundial del carbón y del petróleo -utilizando la media de crecimiento de su demanda durante los últimos 5 años- y son realmente preocupantes.

Fuente de energía principal del planeta

WWF señala que el carbón podría adelantar al petróleo como fuente de energía principal del planeta ya en 2014 o, como muy tarde, en 2020, dependiendo del incremento de la demanda de petróleo. Este adelanto se podría incluso anticipar si se empieza a convertir carbón en combustibles líquidos como sustitución del petróleo. Asimismo es alarmante que las emisiones debidas a la combustión del carbón serían en 2020 un 77% superiores a las de 2008, y las  conjuntas de petróleo y carbón para ese mismo año podrían ser un 49,1% superiores a las de 2008.

También es reseñable que en 2008, los países en vías de desarrollo adelantaron en consumo de energía primaria a los industrializados por primera vez, alcanzando un 51,2% de la demanda mundial. WWF recuerda que las economías de dichos estados son ineficientes energéticamente: para generar 1000 dólares de PIB necesitan 3,4 barriles de petróleo (equivalentes a 1,4 ton de CO2), mientras que los países desarrollados sólo necesitan 1,1 barriles de media (0,5 ton de CO2).

Ante esta situación, es necesario que en Copenhague se consiga un marco global para reducir las emisiones que permita la transferencia urgente de tecnologías más eficientes y renovables a estos países en desarrollo para que su crecimiento económico no sea tan intensivo en carbono. Sólo de este modo podrán contribuir a preservar el planeta de los devastadores efectos del cambio climático.

Aumento de consumo de combustibles fósiles

Según Heikki Willstedt, Experto en energía y cambio climático de WWF España: “Mientras los países desarrollados reducimos nuestras emisiones debido a la crisis económica y a mejoras tecnológicas, el resto del mundo sigue aumentando su consumo de combustibles fósiles para hacer crecer sus economías. Es especialmente alarmante el crecimiento del consumo del carbón: que en pleno siglo XXI volvamos a quemar carbón para hacer funcionar nuestras economías no dice mucho a favor del desarrollo energético de nuestra civilización. Si queremos darle una oportunidad al planeta para que se mantenga en equilibrio su sistema climatológico, no debemos volver a una economía basada en el carbón como en el siglo XIX”. Y añade: “ Por eso es fundamental que en diciembre se apruebe en Copenhague el sucesor del Protocolo de Kioto”.

WWF defiende que sólo con la firma de un nuevo acuerdo internacional ambicioso que acelere la revolución energética se conseguirá solucionar la actual crisis climática. “En España se ha hecho mucho en el ámbito de las energías renovables. Sin embargo, si no se sigue impulsando su desarrollo tecnológico e industrial, se puede perder una ocasión única de participar en un sector con cada vez más relevancia a escala mundial y, al mismo tiempo, contribuir a solucionar el reto del cambio climático”, concluye Willstedt.

Los datos más destacados del quinto Observatorio trimestral del petróleo son:

  • De seguir con el actual consumo de petróleo y otros combustibles fósiles, en 2028 se habrá sobrepasado el nivel de emisiones de CO2 en la atmósfera que evitaría al Planeta pasar el umbral de los 2ºC de aumento de temperatura. Este es el objetivo más allá del cual se entraría en cambios climáticos potencialmente peligrosos para el equilibrio de los ecosistemas.
  • Si no se toman medidas para reducir la demanda de petróleo, con la tendencia actual de consumo, el planeta está abocado a un posible aumento de la temperatura de entre 4 y 4,9ºC para finales de este siglo.
  • Las emisiones mundiales debidas a la demanda de petróleo de este trimestre han decrecido en un 4% respecto al mismo período del año pasado.
  • España ha reducido en un 5% sus emisiones relacionadas con el consumo de combustibles derivados del petróleo y gas natural respecto al mismo trimestre del año pasado.
  • Las emisiones debidas a la movilidad por carretera (turismos, furgonetas y camiones) han decrecido en un 4,2% respecto al trimestre del año pasado.


Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.