secundaria


WWF destaca que las emisiones de CO2 han bajado en abril un 32% respecto a 2008



ESPAÑA // La crisis económica está teniendo un importante impacto sobre la demanda eléctrica peninsular, que lleva una reducción acumulada, hasta ahora, del 9% respecto al mismo periodo del año pasado. Dicho descenso parece estar causado principalmente por la menor actividad industrial, que en febrero (último dato INE) había disminuido su índice de producción en un 22%. La bajada es mayor en el sector del automóvil (-54%) y en las actividades ligadas a la construcción (entre -30% y -45%, dependiendo del subsector).

Una de las conclusiones que se desprende de esta crisis es que una economía basada en construir edificios y en el sector de la automoción no es sostenible. Por ello, WWF hace un llamamiento para un cambio de modelo de desarrollo económico, en el que prime la integración del concepto de sostenibilidad en todas las políticas, empezando por el sector energético.

El desarrollo de las energías renovables y la mejora de la eficiencia energética de todos los ámbitos productivos son dos pilares sobre los que refundar la economía española para sacarla de la crisis. Este cambio estructural supondría aumentar la competitividad de nuestro país en un entorno mundial en el que todos los estados industrializados apuestan por tecnologías más limpias, y en el que los recursos fósiles van a ser cada vez más caros a medio plazo.

Según Heikki Willstedt, experto de WWF en Energía y Cambio Climático: “En 2002 se producía el 7% de la electricidad peninsular quemando petróleo, en 2008 sólo el 0,82%. Gracias a la apuesta por las energías renovables, la energía solar ha conseguido un hito histórico impensable hace pocos años, produciendo el 0,85% de la electricidad y con la posibilidad de duplicar esa cifra este año”. Y añade: “Las energías renovables, y especialmente la solar, tienen un enorme potencial de desarrollo, a escala nacional e internacional, que hay que favorecer con políticas ajustadas, pero a largo plazo.

En España, debido al último Decreto aprobado, que frena y acota el desarrollo de la energía fotovoltaica, se están arruinando muchas empresas y destruyendo empleo”. WWF recuerda que, mientras que en EEUU hay empresas que afirman producir electricidad más barata con el sol que con el carbón, en España el Gobierno intenta paralizar el sector. Este tipo de acciones no son compatibles con una apuesta decidida por la sostenibilidad y por un cambio en el modelo energético y de sociedad que se necesita para encarar el futuro con optimismo. Willstedt concluye que: “Es necesario afinar más en la regulación del sector, ajustando las ganancias para que vayan de la mano de las mejoras en la tecnología”.



Publicidad




Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario



Publicidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.